Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

Paseo de la Castellana 114, 4º Pta. 3 - 28046 Madrid • Teléfono/Fax: 91 319 24 61

Recensión bibliográfica

PDF: tous-recension-bibliografica.pdf | Revista: 45-46 | Año: 2008

Tous Quetglas, Joana M.ª

Normalidad, psicopatología y tratamiento en niños, adolescentes y familia.
Compiladora: Eulàlia Torras de Beà
Lectio Ediciones, 2007, Págs. 381. Colección Eureka

Tal como su nombre indica, este volumen nos ofrece una amplia visión del trabajo desarrollado en la Fundación Eulàlia Torras de Beà (Institut de Psiquiatria i Psicología del Nen i de l’Adolescent), describiéndonos de forma cuidadosa las bases teóricas sobre las que se fundamenta su práctica clínica, como conciben el trastorno evolutivo, así como las diferentes formas de abordarlo con la finalidad de modificar los factores que podrían llevar a una organización psicopatológica más estructurada.

El libro consta de 23 capítulos agrupados en siete grandes apartados de la siguiente manera: desarrollo histórico de la especialidad; factores biológicos y relacionales de la evolución; el diagnóstico desde la perspectiva psicodinámica; la normalidad desde el punto de vista psicológico del bebé, niño y adolescente; atención a los padres y su relación con el niño enfermo; el sexto apartado se ocupa de la psicopatología, y el séptimo apartado nos describe el amplio abanico de posibilidades terapéuticas. Ello nos da una idea de que se trata de una amplia obra ya que se ocupa de describir las vicisitudes de la evolución psicológica del niño desde su concepción y nacimiento, hasta abordar la conflictiva adolescente. Esta evolución es descrita como la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales.

Todos los capítulos constan de una exposición teórica y una o varias viñetas clínicas. Las exposiciones teóricas resultan claras, de forma que los conceptos que se manejan no se limitan a definiciones que dan por sentado el conocimiento de dichos conceptos, sino que éstos son descritos de manera cuidadosa de forma que resultan asequibles incluso para aquellos lectores no especializados.

Desde el primer al último capítulo, está presente la idea de que tanto los aspectos sanos como los patológicos se desarrollan dentro de una relación, y que las particularidades de dicha relación dependen de las características del individuo: factores biológicos, temperamento, fuerzas progresivas, tendencias regresivas y las condiciones del medio en que se desenvuelve; dependiendo de la edad vemos como este mundo externo se va modificando y ampliando. De forma muy precisa nos describen les vicisitudes de la primitiva relación con la madre que en los primeros meses de vida constituye “el mundo del bebé”, y como esta relación con el mundo externo va evolucionando e incluyendo progresivamente las funciones del grupo familiar, escolar y social. Vemos como estos elementos pueden interactuar generándose círculos benéficos que llevan a una evolución, no exenta de conflictos, pero satisfactoria que va desde la dependencia, el proceso de individualización, la autonomía y la socialización o, por el contrario, se organizan círculos viciosos que entorpecen la evolución y que están en la base de la psicopatología. Los autores, con gran sensibilidad, nos describen la fuerza de este proceso y, al mismo tiempo, vemos la fragilidad del mismo. Nos describen en todas las edades y ante muy diversas circunstancias (enfermedad, pérdidas, cambios) el constante equilibrio entre fuerzas progresivas y tendencias regresivas, Las intervenciones del profesional basadas en unas concepciones teóricas bien fundamentadas y complementadas con viñetas clínicas que resultan muy esclarecedoras, van encaminadas a fomentar la capacidad de contención del propio individuo y del ambiente en que se mueve, a fin de metabolizar las ansiedades desestabilizadoras del proceso evolutivo. En este sentido no se nos expone un modelo de funcionamiento o de salud, sino que el libro muestra como la ayuda psicológica consiste en favorecer la evolución en cada individuo o situación particular.

Creo interesante destacar que los autores nos describen como el diagnóstico consiste en la evaluación de las características de dicha interacción, de forma que no es siempre el individuo portador de los síntomas el que debe ser atendido en primer lugar o de forma exclusiva; en este sentido se incluyen capítulos con interesantes viñetas clínicas que nos muestran como interviniendo sobre el medio (padres, familia, escuela) se puede romper la dinámica conflictiva y reconducir el proceso evolutivo.

Después de describirnos todo el abanico del proceso evolutivo, los autores pasan a considerar aquellas situaciones que, ya por sí solas, representan una situación de alto riesgo que puede desestabilizar dicho proceso. En este sentido los capítulos 9 y 10 se ocupan del niño que enferma físicamente y necesita hospitalización, y del niño que vive una situación familiar traumática. Ambas situaciones muestran la necesidad de atender al niño y a los padres simultáneamente ya que son situaciones que afectan de forma muy directa a todos los que intervienen en la relación; en este sentido la contención de las ansiedades y las posibles actuaciones de los padres ante estas situaciones, son esenciales para restablecer y mantener, en lo posible, el equilibrio emocional.

Al describir la enfermedad se hace hincapié en que ésta constituye un episodio normal e inevitable a lo largo de la vida de todo niño, y como éste tiene que enfrentar el sufrimiento más o menos severo dependiendo de la gravedad del proceso. Especial atención merece la hospitalización, describiéndonos sus posibles efectos dependiendo la edad del niño, la duración de la misma y la gravedad del proceso. En toda enfermedad se produce en el niño una regresión acompañada, en muchas ocasiones, de actitudes de protesta, circunstancia considerada como positiva ya que muestra vivacidad y actitud de lucha.

Al referirse las situaciones traumáticas, los autores se ocupan de la separación de los padres; del maltrato, ya sea activo (abuso físico, sexual o emocional) o pasivo (abandono físico y emocional); y del niño con padres que sufren trastornos mentales.

El apartado de la psicopatología comprende una amplia revisión de la misma que se inicia con un capítulo muy actual dedicado a la prematuridad, en el que se estudian las principales causas del aumento de nacimientos prematuros y describiendo a continuación los problemas más frecuentes de estos niños. Nos muestran también una amplia panorámica de los trastornos evolutivos y psicopatológicos desde el nacimiento a la adolescencia. Cada capítulo consta de una introducción teórica y unas viñetas clínicas que resultan muy ilustrativas.

Finalmente, en el apartado dedicado al tratamiento nos describen toda una amplia gama de posibilidades terapéuticas que son viables y válidas, haciendo en cada momento especial hincapié en que el tratamiento elegido es el que ha sido considerado más adecuado dadas las condiciones del paciente, su familia y las posibilidades del centro. Describen en cada caso las características del marco terapéutico, como llegar a la indicación terapéutica, y al establecimiento del vínculo terapéutico que permitirá la creación de círculos benéficos que estimularán la evolución.

En mi opinión es un libro interesante no sólo para los profesionales que se ocupan de la salud mental, sino también para aquellas personas que, desde vertientes no sanitarias, trabajan para promover la educación de niños y adolescentes.

Subir