Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

Paseo de la Castellana 114, 4º Pta. 3 - 28046 Madrid • Teléfono/Fax: 91 319 24 61

2014-09-07 entrevista Allen Frances: Un psiquiatra en pie de guerra (DSM 5)

Entrevista publicada en el XLSemanal en setiembre de 2014 Ver completa

Allen Frances: Un psiquiatra en pie de
guerra
«Vamos camino de ser una sociedad adicta a las pastillas». Allen Frances, una
referencia mundial de la psiquiatría, sabe de qué habla. Tras dirigir el DSM-IV en 1994
el manual que establece qué es un trastorno mental y qué no, abre fuego contra quienes
han elaborado la nueva edición. Asegura que la industria farmacéutica «ha ganado por
goleada».
El diván del renegadoAllen Frances, nacido en Nueva York en 1942, es un psiquiatra
con 47 años de experiencia. Fue decano de la Facultad de Psiquiatría de la Universidad
de Duke y uno de los padres de los DSM. Asume su parte de responsabilidad en todo lo
que critica.
Es uno de los padres de la psiquiatría moderna, pero se ha convertido en un renegado.
Así ven a Allen Frances muchos de sus colegas. Y aún más los laboratorios
farmacéuticos. Frances impulsa una cruzada contra el Manual diagnóstico y estadístico
de los trastornos mentales, el influyente DSM-5, elaborado por la Asociación
Estadounidense de Psiquiatría y considerado como la referencia mundial sobre
enfermedades mentales.Supervisó la edición anterior (DSM-IV, publicado en 1994) y
ya entonó el mea culpa porque, en su opinión, la industria farmacéutica consiguió meter
baza para que se recetasen millones de pastillas a gente que no las necesitaba. Ahora
denuncia en su libro ¿Somos todos enfermos mentales? (Ariel) que el DSM-5, ya en
vigor, es mucho peor…
XLSemanal. En una fiesta, usted se percató de que algo iba mal con el nuevo
manual…
Allen Frances. Sí, era una fiesta de psiquiatras que trabajaban en su redacción. Estaban
eufóricos… Después de una hora de charla con mis colegas, me di cuenta de que me
podían diagnosticar cinco enfermedades mentales según los nuevos criterios. Y le
aseguro que soy una persona de lo más normal.
XL. ¿Qué enfermedades?
A.F. Me encantan las gambas y las costillas. Y cada vez que pasaba un camarero con la
bandeja cogía… Es un claro síndrome del comedor compulsivo. Además, se me olvidan
los nombres y las caras, lo que puede considerarse como un trastorno neurocognitivo
menor. Mis preocupaciones serían fruto de un trastorno mixto ansioso-depresivo. Soy
bastante hiperactivo y despistado, síntomas de trastorno de déficit de atención adulto. Y
la pena que siento por la muerte de mi esposa se puede diagnosticar como un trastorno
depresivo… ¡Ah!, y todo eso sin contar las rabietas de mis nietos, que padecerían un
trastorno desintegrativo infantil.

Ver completa

Subir