Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

Paseo de la Castellana 114, 4º Pta. 3 - 28046 Madrid • Teléfono: 640 831 951

¿Qué elementos aporta el juego al diagnóstico?

PDF: garcia-elementos-juego.pdf | Revista: 27 | Año: 1999

La capacidad de adecuarse a la realidad, constituye un válido indicador observable en la hora de juego diagnóstica. En este sentido, es importante detectar, si el niño es capaz de desprenderse de la madre y de actuar en forma acorde a su edad, si comprende y acepta la consigna. De esta manera podemos evaluar si el niño puede o no adaptarse a los límites impuestos por esta situación:

  • Aceptación o no del encuadre temporo-espacial: por ej. hay niños que tienen dificultades para adecuarse al encuadre espacial, manifestándolo por ej. cuando insisten en jugar y emplear la sala de espera como prolongación del despacho.
  • Posibilidad de ubicarse en su rol y aceptar el rol del otro. Por ej. Negarse a jugar o bien no reconocer que el otro es una persona distinta y desconocida.(11)

VI OBSERVACIÓN CLÍNICA DE 2 HORAS DE JUEGO

Alexia, una niña de 4 años de edad.

En la última hora de exploración diagnóstica, la testista emplea la hora de juego.

La niña entra al despacho y se sienta. La testista le explica que la caja que tiene en frente es para que ella juegue.

La caja está cerrada. Alexia la arrima y luego la abre lentamente… Va sacando los muñecos y animalitos de a uno. Los pone sobre la mesa pero no los denomina por su nombre en forma espontánea.

La testista pide que le explique cómo se llaman los animalitos, y que le explique qué está realizando.

En un primer momento, la niña no le responde pero, luego de unos instantes comienza a denominar algunos “vaca”, “papá”, otros directamente ni los nombra… continúa sacando más animalitos de la caja.

La testista intenta que la niña explique qué está realizando… pero la niña no contesta y se remite a poner fuera de uno en uno los juguetes de la caja… luego los mete también de a uno en la caja. Allí encuentra un camión y lo saca. Utiliza la parte de atrás para cargar y descargar los demás objetos que extrae de la caja de juegos. Pero a medida que el movimiento se reitera varias veces, la actitud de la niña va volviéndose más agresiva.

La testista toma nota de lo que Alexia realiza, la niña la mira de reojo, hace “mmmm” y se sonríe … deja los muñecos en la caja… la cierra y dice que no quiere jugar más. Luego toma la mano de la testista (que utilizaba para escribir) y la mete dentro de la caja, pone la tapa encima.

Testista: “oh, estoy atrapada, no puedo salir…”
La niña ríe.
Logran jugar un poquito… la niña toma la vaca y se la da a la testista.
Ella toma el “papá”.
La testista le pregunta qué hace.
La vaca saluda al papá…
El papá responde en forma agresiva… chilla algo y luego se esconde por detrás del borde de la mesa.
Luego, la niña pide a la testista. que esconda la vaca detrás de la caja.
Acerca el papá a la caja.
La testista se asoma y saluda al papá.

La niña guarda nuevamente los muñecos … abre la caja y cuando lo hace saca unos animalitos, luego un trozo de plastilina y dice que la plastilina “es comida”… lo reparte a los animalitos, comienza a cantar “navidad… navidad, navidad… navidad…”

Está mucho rato repitiendo la misma secuencia y a medida que va transcurriendo el tiempo, el acto de dar de comer se hace más agresivo, tira los trocitos de plastilina.. .mientras canta la misma canción.

Cuando se acaba la plastilina, dice: “ya está”.

La testista pregunta si los animales comieron toda la comida y la niña dice que sí. Guarda los trocitos de plastilina, los muñequitos también. Cierra la caja y dice: “me voy con mi abuela, ya está” Se va hacia la puerta..

La testista intenta retenerle pero Alexia sale del despacho… Concluye la hora de juego.

Análisis

En la última hora de exploración diagnóstica, la testista emplea la hora de juego.

La niña entra al despacho y se sienta. La testista le explica que la caja que tiene en frente es para que ella juegue.

La caja está cerrada. Alexia la arrima y luego la abre lentamente. Va sacando los muñecos y animalitos de a uno. Los pone sobre la mesa pero no los denomina espontáneamente por su nombre.

La testista pide que le explique cómo se llaman los animalitos, y que le explique qué está realizando.

En un primer momento, la niña no le responde pero, luego de unos instantes comienza a denominar algunos “vaca”, “papá”, otros directamente ni los nombra… continúa sacando más animalitos de la caja.

Podemos observar que Alexia toma una actitud evitativa hacia los juguetes, los coge y los deja en la mesa sin adjudicarles roles o nombres a estos personajes que ha escogido.

A través de la intervención de la testista que le amplía la consigna, Alexia, luego de un instante puede aceptar la propuesta de la testista, nombrando sólo dos muñequitos “vaca”, “papá”. Mientras saca los demás no explica qué hace, ni quiénes son.

Escoge juguetes más estructurados tales como animales o personas.

La testista intenta que la niña explique qué está realizando… pero la niña no contesta y se remite a poner fuera de uno en uno los juguetes de la caja… luego los mete también de a uno en la caja. Allí encuentra un camión y lo saca. Utiliza la parte de atrás para cargar y descargar los demás objetos que extrae de la caja de juegos. Pero a medida que el movimiento se reitera varias veces, la actitud de la niña va volviéndose más agresiva.

La niña juega de manera rígida, con pocos recursos internos como para realizar un juego flexible, no puede incluir en su juego el diálogo, ya que éste está muy limitado a la acción: el meter-sacar, actividad propia de niños más pequeños.

Dicha acción se reitera, cuando Alexia escoge el camión –otro mediatizador de la misma fantasía inconsciente– con el fin de emplearlo para carga y descarga de los demás materiales ofrecidos.

La testista toma nota de lo que Alexia realiza, la niña la mira de reojo, hace “mmmm” y se sonríe … deja los muñecos en la caja… la cierra y dice que no quiere jugar más. Luego toma la mano de la testista (que utilizaba para escribir) y la mete dentro de la caja, pone la tapa encima.

Testista: “oh, estoy atrapada, no puedo salir…”
La niña ríe.
Logran jugar un poquito… la niña toma la vaca y se la da a la testista.
Ella toma el “papá”.
La testista le pregunta qué hace.
La vaca saluda al papá…
El papá responde en forma agresiva…chilla algo y luego se esconde por detrás del borde de la mesa.
Luego, la niña pide a la testista. que esconda la vaca detrás de la caja.
Acerca el papá a la caja.
La testista se asoma y saluda al papá.
La niña responde en forma excitable.
La niña guarda nuevamente los muñecos ..

La niña ya no acepta el rol de la testista como observadora no participante, aumenta su ansiedad (¿persecutoria?), lo cual produce una modificación en su adecuación a la situación diagnóstica. Con este juego aparente entre niña y terapeuta (esconde y tapa la mano de la testista) intenta mantener el control sobre la testista, evitando así que anote y acaparando por completo su atención.

Considero que hay un intento de personificación cuando la niña da “la vaca” a la testista y ella toma el “papá”, asumiendo el rol del personaje temido o deseado.

A pesar de esto se observa una marcada pobreza en la estructura del juego, en el contenido y secuencia del mismo.

La vaca saluda al papá y cuando éste responde con un chillido … el juego se modifica (las escondidas), pero la niña se muestra más excitada y este aumento de la ansiedad lleva a que la niña guarde los muñecos en la caja. A caso sus fantasías inconscientes transmitidas en el juego han pasado a acercarse a su realidad interna que la niña ya no vive el acto de jugar como una zona segura sino que lo experimenta como una realidad amenazante y por ello lo interrumpe, lo fragmenta, evitando así su desenlace?. O bien dicha interrupción es sólo debida a un incremento de su ansiedad difícil de controlar ?

Luego de un instante, Alexia abre nuevamente la caja. Saca unos animalitos, los ubica a todos en el mismo sector de la mesa. Encuentra un trozo de plastilina y dice que la plastilina “es comida”… la reparte a los animalitos, comienza a cantar “navidad.. navidad, navidad… navidad…..”

Está mucho rato repitiendo la misma secuencia y a medida que va transcurriendo el tiempo, el acto de dar de comer se transforma en una lluvia de comida (como si nevase), haciéndose más agresivo, tira los trocitos de plastilina…mientras canta la misma canción.

Cuando se acaba la plastilina, dice: “ya está”.

Alexia utiliza el “como si” empleando la plastilina representando comida. Al comienzo de esta secuencia se vislumbra algún fin comunicacional, pero a medida que transcurre el juego hay una marcada reiteración y predominio de las mismas acciones –en el canto y en la actitud de dar de comer– que van deteriorando el mensaje de aquello que pretendía transmitir, (compulsión a la repetición).

Si bien no agrede explícitamente a los juguetes, presenta una actitud irascible durante la utilización de los mismos (con el camión, con el papá, y en este caso al tirar la plastilina)

Otro elemento a tener en cuenta es que la niña concluye el juego cuando se le acaba “la comida” y dice “ya está” no intenta buscar otro mediatizador con el cual continuar jugando, ha llegado a la saturación lúdica.

La testista pregunta si los animales comieron toda la comida y la niña dice que sí. Guarda los trocitos de plastilina, los muñequitos también.
Cierra la caja y dice: “me voy con mi abuela, ya está” Se va hacia la puerta..
La testista intenta retenerle pero Alexia sale del despacho… Concluye la hora de juego.

La niña ya no tolera más la situación de juego, su nivel de ansiedad es tal que necesita ver si sus familiares están en la sala de espera. “Me voy con mi abuela”. Si bien la niña desea salir del despacho cuanto antes, no acepta quedarse allí por más tiempo, tampoco se escapa ya que logra despedirse de la terapeuta antes que la hora de juego se acabe. A raíz de ello podemos decir que hay un intento de la niña de adecuarse a la realidad, aceptando la consigna y las limitaciones temporoespaciales del encuadre, pero debido a al incremento de la ansiedad Alexia interrumpe el juego e inmediatamente se despide de la testista.

Hora de Juego de un niño de 8 años

Cuando la testista le dice que allí tiene la caja si prefiere jugar o bien los colores y papel si quiere dibujar, el niño elige dibujar antes que jugar. Dibuja un dinosaurio con trazo bastante inmaduro… Dice: “Necesitaré más hojas para terminar el dibujo.” La testista le recuerda que también puede jugar.

El niño saca unas piezas de construcción. Hace una torre (no dice nada) luego añade unas piezas. La testista le pregunta ¿qué es? y él dice: “Es una torre” Saca más piezas de construcción, busca en la caja y hace 2 torres una más pequeña que otra y por último pone una pieza de construcción sola (la más pequeñita de todas). Mientras señala las torres de la más grande a la más pequeñita dice: “Está es la grande, la pequeña, la mediana y la más pequeñita de todas”. No y vuelve a señalarlas de mayor a menor. “La grande, la mediana, la pequeña y la otra. Después de unos instantes dice: “voy a hacer una torre más grande que ésta (señala la grande).

Testista: “¿Te servirán para algo?”
Niño: “Están en la calle de la Sagrada Familia. Cuando intenta hacerla se le caen las piezas… luego exclama: “Es un barco”…. “Parece que estas torres están en el puerto (mientras, señala con la mano algo que las delimita).
Testista: “¿Qué más le ocurren?”
Niño: “Nada más … las que están en la caja son las piezas que no me gustan”.
Testista: “¿Qué es esto?” (La testista señala la construcción)
Niño: “Otro barco. Ya está.” “Las torres sirven para ver todo el puerto y son como faros”. Intenta poner otra pieza encima de la torre y dice: “Esto es lo malo de las construcciones, cuando intentas poner algo…
Testista: “se caen”
Niño: Sí.
Mientras, recoge una pieza con un hueco en el medio y mira por él (como si fuese un telescopio) y luego la guarda.
Testista: ¿Qué es eso?”
Niño: “Es una cámara de fotos”. Sigue metiendo las piezas de una en una.
La testista le explica que tuvieron una cámara, que filmaron la sesión.
Testista: “¿Qué te gustó más?”
Niño: “Con las cajas de zapatos, monto torres, castillos, una casa, cuerdas…”
Testista: Tú juegas con animales o muñecos?
Niño. “Sí”
Testista: Aquí no querías.
Niño: Ah, sí, hay una cámara allí, (señala algo que está detrás de la testista). y se distancia … Él desaparece de la imagen, se retira del objetivo. Se escucha que comenta: “La locopeda (testista: logopeda) me dijo que habría una cámara y que me filmarían” .

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7

Subir