Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

C/ Sta. Isabel, 51 - 28012 MADRID • Teléfono: 640 831 951

2012-03-02 Reseña bibliografica Adopción e identidades

Leticia Escario ha realizado una reseña bibliográfica sobre la obra  «Adopción e Identidades», Cultura y Raza en la integración familiar y social. Escrito por  Núria Beà,  Cesarina Ontiveros,   Montserrat Rius,   Mª José Ruiz y   Eulàlia Torras de Beà.

Descargar reseña

Ver indice y primeros capítulos

¡Novedad! Noviembre 2011
Adopción e identidadesCultura y raza en la integración familiar y social
 
Portada de Adopción e identidades
Edición impresa  
ISBN 978-84-9921-237-1
Precio: 16 €  Ref. 0-06010
15 x 23 cm. cm.  160 pp.
Muestra descargable gratuita /pdf/06010.pdf
 Núria Beà;  Cesarina Ontiveros;  Montserrat Rius;  Mª José Ruiz;  Eulàlia Torras de Beà;
Presentación
Adoptar es una decisión definitivamente importante para una pareja, un adulto solo o una familia, y especialmente trascendental en la vida de un niño. De su éxito depende el bienestar y la felicidad de todos ellos. El fracaso significaría su sufrimiento constante. Esta cuestión, éxito o fracaso, dependen de la forma como el hijo adoptado pueda reconstruir su identidad después del cambio, en general drástico, que la adopción significa. También, de que pueda integrarse convenientemente en su medio familiar y social, asumiendo la diferencia étnica cuando esta existe. Solo así podrá hacer de su nueva casa y de su nuevo entorno su hogar y su lugar de pertenencia.La tarea más importante de los padres en la adopción es ayudar al hijo a desarrollar estos procesos. Este libro explica el desarrollo y la constante remodelación de la identidad a lo largo de toda la vida, los acontecimientos que la influyen y su papel en la integración familiar y social. Describe especialmente la función de los padres y la ayuda que aportan al hijo adoptado, a través de la relación con él, a base de interés, apoyo y empatía. Presenta también los factores que pueden limitar las posibilidades de integración y las formas de reducirlos.Las autoras son profesionales de la asistencia social, la psicología, la psiquiatría de niños y adolescentes y la pediatría, con muchos años de experiencia en adopción internacional, que trabajan en la Fundación Eulàlia Torras de Beà (FETB).
Índice
Introducción
1. Evolución de la vivencia social del hecho adoptivo
2. La identidad de las personas adoptadas
3. Identidad en la adopción transracial
4. La relación del niño adoptado dentro y fuera de su familia nuclear
Bibliografía
Sobre las autoras
Índice

El lector de «Adopción e Identidades» va a encontrarse con una obra rigurosa que
refleja la gran profesionalidad y experiencia de las autoras. Quiero hacer constar que me
une una gran amistad con las autoras; son muchos años de compartir ilusiones y
aprendizajes con ellas.
Pero el afecto no me impide tener la objetividad suficiente para afumar que estamos
ante una obra importante para comprender el difícil proceso de la ADOCPIÓN y la
tarea de los profesionales a la hora de ejercer wm función de tanta trascendencia.
Es un libro ameno, fácil de leer, sencillo, que mantiene la atención desde la primera
línea hasta la última. Digo sencillez porque es una cualidad imprescindible para
estimular el interés y producir la sensación de estar frente a algo asequible,
comprensible, con lo que nos identificamos rápidamente.
Iniciamos la lectura del libro con una introducción en la que sitúa al lector ante la
importancia de la IDENTIDAD en la organización de la personalidad del ser humano.
Identidad descrita como un proceso dinámico en contacto permanente con las vivencias
internas y aquellas que son suministradas por la relación de la persona con su entorno
social y cultural.
Respecto a las vivencias internas, las autoras señalan que «el bebé nace predispuesto a
vincularse a la madre desde el momento de nacer». Estas primeras vivencias serán la
base sobre las que se asentarán y arraigarán las sucesivas experiencias, serán el embrión
de la identidad y de la capacidad de vinculación e interacción con el entorno.
La lNDENTlDAD, como noción de uno mismo, es transmitida por los padres en primer
lugar, la lengua, el país de origen, las tradiciones culturales, las historias personales, etc.
Es como Wl entramado o un puzzle en las que todas las piezas han de estar bien
encajadas para constituir una unidad coherente, equilibrada y sana.
A continuación se nos sitúa en el marco legal actual, conseguido después de años, pues
históricamente una adopción no contemplaba los requisitos exigidos hoy en día.
Este capítulo resulta especialmente interesante, no solamente por la información que se
nos da en él, sino porque muestra cómo el marco legal es una referencia de contención
que ayuda a los padres a tomar conciencia de la seriedad y responsabilidad de su
proyecto. Contribuye a que éste no sea un deseo idealizado, poco en contacto con la
realidad y para que los padres puedan, como señalan las autoras «ser padres de niños
desamparados y adoptables» y por tanto, dentro de lo posible, evitar satisfacciones
narcisistas o compensaciones de frustraciones penosas.
Se nos propone a continuación reflexionar sobre «la identidad de las personas
adoptadas». Si sabemos que la identidad comienza a organizarse en las primeras
relaciones ¿cómo será el proceso que ha de seguir un niño que es separado, en
condiciones dil1ciles de sus primeros objetos, para pasar en muchas ocasiones un medio
institucional y posteriormente a unos padres adoptivos con frecuencia muy alejados de
las raíces de su país de origen?
El trabajo de las profesionales, descrito en el libro, se inicia desde el momento en que
los padres ponen en marcha el proceso de adopción. Comienza por valorar la llamada
«idoneidad», es decir, si estos padres serán capaces de conseguir una organización de su
identidad lo suficientemente buena como para tolerar el llegar a serlo de un hijo que no
han gestado y con el que no han vivido el proceso relacional de la paternidad biológica.
Durante mi atenta lectura de «Adopción e Identidades» he recordado a la Dra. Marie
Rose Moro, psiquiatra y psicoanalista estudiosa de temas transculturales, cuando se
pregunta si amamos a todos los niJ10s por igual o sólo amamos a nuestros nifíos, a los
que se nos parecen. Los otros, los que son diferentes, quisiéramos que fueran como el
ideal que nos hemos hecho de ellos. El proceso de adopción busca deshacer el ideal
preconcebido y poner en contacto a los futuros padres con realidades emocionales de
gran intensidad.
El libro va recogiendo ordenadamente lo que representa para el niño la pérdida de la
madre biológica, la vinculación a los nuevos padres y las preguntas normales que se
hace: «qlLÍén soy, a quién pertenezco, quiénes eran mis padres». También plantea las
preguntas de los padres con respecto a sus capacidades como tales «¿lo hago bien?, ¿es
normal la reacción del niño?, ¿serán sus genes?». Los ejemplos concretos extraídos de
las experiencias vividas dan claridad a los planteamientos a lo largo de los diferentes
capitulos. Merece especial atención la descripción de lo que es aconsejable poner en
práctica para llevar a cabo una buena adaptación llluhl3: la del niño a sus padres y la de
sus padres al niJ1o.
Se detienen las autoras en las diferencias existentes entre adoptar un bebé, un latente o
un adolescente que vengan del propio país o de un país lejano. Asimismo en las
adopciones de familias con hijos biológicos, cuando se adopta un grupo de henllanos o
la adopción Illonoparental. Las variables son muchas y cada una de ellas exigirá un
proceso distinto en la organización de la nueva identidad de los adoptantes. Como
igualmente exige un proceso distinto la infinita variedad de las historias personales que
cada niño adoptado trae consigo.
Se trata de un libro optimista porque su sentido de la realidad, la praxis y la profundidad
de sus contenidos le dan ese carácter. Un trabajo bien hecho es un trabajo posible yeso
se desprende de la lectura de «Adopción e Identidades». Como no es mi intención
contárselo, sino recomendar su lectura, señalo la complejidad del proceso descrito en el
libro, señalo las vicisitudes del mismo, y quiero enfatiza¡· que es un libro optimista,
IDÓNEO para profesionales interesados en el tema, para padres e hijos adoptados, que
por su edad puedan tener acceso a su comprensión.
Acabaré este comentario agradeciendo la generosidad de las autoras que ponen en
nuesh·as manos su buen hacer como profesionales, y sobre todo el esfuerzo de investigar
y recoger sus experiencias para materializarlas en este libro.
Leticia Escario

Subir