Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

C/ Sta. Isabel, 51 - 28012 MADRID • Teléfono: 640 831 951

BIENVENIDO A SEPYPNA

Quieres saber ¿quiénes somos?, ¿qué hacemos?

  • Si deseas recibir información en tu correo cada vez que hacemos algún cambio o novedad en la web, puedes. DATE DE ALTA AQUÍ
  • ¿Quieres ser socio de SEPYPNA? Boletín de inscripción
  • ¿Quieres saber cómo fueron nuestros últimos congresos y actividades científicas? Ver
  • Mira el folleto de presentación de la Sociedad (2019)  Ver
  • Estamos presentes en internet con cerca de 2000 visitas diarias  (Ver visitas de abril a julio de 2016)
  • Puedes consultar el directorio de profesionales aquí
  • Se han formado varios grupos de trabajo (Ver)
  • ¿Tienes alguna sugerencia o propuesta? escribenos
  • Tienes a tu disposición diversos documentos que la Sociedad ha suscrito o que considera de interés Ver

Secretaria: Eventokia

Telf. 640831951   Atención telefónica: De lunes a jueves 9.30- 17.30h; viernes 9.30-14.30h

Correo electrónico:  sepypna@sepypna.com

Declaración de Santiago sobre malestar social y salud mental
Reflexiones por una salud mental para todas y todos
Durante los últimos meses, la salud mental ha adquirido un protagonismo inusitado en los foros públicos con opiniones diversas tratando de explicar el incremento del malestar psicológico por la pandemia que, a menudo con un cierto tono de confusión, acaba convirtiéndose en sinónimo de aumento de los trastornos o la
patología mental.
Se ha presentado un proyecto de estrategia por parte del Ministerio de Sanidad y un plan de acciones, la primera el servicio telefónico de atención al suicidio.
Las posiciones oscilan entre enfatizar la falta endémica en nuestro país de recursos para atender la salud mental –situación que es real en una parte importante del territorio- o entre apelar a una cierta prudencia, sosteniendo que los recursos públicos -siempre limitados- deben tener como prioridad atender los trastornos graves. Estos siguen existiendo y, aunque no hay evidencia de que hayan aumentado, quizás son los que más han podido verse
afectados por la pandemia, y ahora se corre el riesgo de quedarse relegados al tener que atender numerosas consultas relacionadas con las reacciones emocionales de la población.
La pandemia parece que ha sido el desencadenante, pero ya se venía observando bastantes años antes. Las incertidumbres y limitaciones de la emergencia sanitaria han descubierto las fragilidades de nuestras sociedades del supuesto bienestar y seguridad.
Las vivencias de la ciudadanía, sin duda, han sido muy diversas. El rasgo más común –estaríamos de acuerdo- han sido las pérdidas, la inseguridad y las restricciones.
Tras las sucesivas olas de la pandemia y las limitaciones más estrictas, la situación sanitaria y social retomó su pulso gracias -en gran parte- a la vacunación de la población. El sistema educativo – hay que decirlo con claridad- ha cumplido, y sigue haciéndolo, un papel relevante al mantener las escuelas abiertas en condiciones
muy complicadas.
Volvamos a la salud mental de la infancia y la adolescencia. La realidad se ha impuesto: el último año estamos viviendo un crecimiento desbordado de consultas en los centros de salud mental públicos, pero también en los privados, en las urgencias y en las hospitalizaciones.
La impresión que parece imponerse a menudo es que las respuestas son –deberían ser- sanitarias.
Partiendo, como hemos dicho, de que la salud mental se ha ido convirtiendo en algo cada vez más fundamental en nuestra sociedad, queremos reivindicarlo como un valor -y una responsabilidad- de todos los ciudadanos.
Nos preocupa enormemente ceder a esta presión “buenista” que se nos ofrece –y, al mismo tiempo, exige- a los profesionales de la salud mental de creer que la respuesta es sobre todo sanitaria. Es necesario asumir nuestras responsabilidades, sin duda, y recibimos con esperanza la toma en consideración de que hay necesidad de
recursos –más en unas comunidades que en otras, como ya hemos dicho antes- pero somos críticos con la ilusión de que con ello sin más tendremos la solución. Debemos pensar también en hacer algunas cosas de manera distinta.
La comprensión de las diferentes manifestaciones (síntomas) de este fenómeno (social)-sanitario es multifactorial y es necesario aceptar esta complejidad para poder articular respuestas, evidentemente
también sanitarias.
Malestar psíquico o emocional no es sinónimo de trastorno mental. El malestar es parte de la vida y lo gestionamos con nuestros recursos psíquicos y el apoyo también de nuestro entorno de relaciones.
Han sido tiempos difíciles para todos y nos sentimos afectados. Pero, debemos reconocer que ha habido desigualdad en los recursos externos -económicos, materiales, apoyos familiares-sociales- sanitarios- e internos -personales, psíquicos- de los que disponían niños, niñas y adolescentes, y sus familias.

Esta nueva época que se va conformando -todavía incierta- nos va a obligar, con nuestra formación y experiencia, y aceptando lo mucho que aún no conocemos, a adoptar formas de acompañamiento comprensivo con nuestros menores y sus familias para dar cuenta de la experiencia vivida y, sobre todo, escuchar sus malestares. El modo en que el conjunto de nuestra sociedad hace esta interlocución es fundamental. Escuchar y dirigirnos a ellos, incluido lo que entendemos: la gravedad y la alarma, la preocupación serena, la disponibilidad y la esperanza que como adultos les devolvemos.
Nos parece aún más necesario, en este momento histórico que estamos viviendo, recordar y reivindicar las condiciones para crear y mantener las bases de una buena salud mental de los niños, niñas
y adolescentes desde nuestra responsabilidad como sociedad aceptando también las que específicamente nos corresponden como profesionales de la salud mental.
1.- Los determinantes socioeconómicos de la salud (vivienda, laborales, calidad del centro educativo, por citar algunos) han de ser contemplados como prioritarios.
2.- El papel protector y promotor de la salud mental del ámbito educativo en todas sus etapas es esencial y debe ser reconocido y reivindicado, aún más para los niños, niñas y adolescentes que sufren discapacidades o trastornos psiquiátricos.
3.- El buen cuidado y la protección específica frente a la violencia, el maltrato y el abuso durante la infancia, es otro de los pilares de la salud.
4.- La respuesta comunitaria, implicando a más agentes, debe ser potenciada, y es una tarea que debemos hacer nuestra como ciudadanos. Los vínculos humanos han demostrado ser el elemento que más efecto tiene en el bienestar emocional, también en el de las personas afectadas por trastornos mentales.
5.- Seguimos teniendo diferencias enormes de recursos a todos los niveles, pero muy flagrantes en la asistencia a la salud mental, entre diferentes comunidades autónomas. No dejaremos de insistir con firmeza en que lo prioritario es seguir reforzando, a pesar de las limitaciones, el sistema público de salud (empezando por la pieza
fundamental, la Atención Primaria) y los servicios de protección a la infancia.
6.- Los recursos de la Atención Primaria deberían, cada vez más, incorporar el acompañamiento a la salud mental desde la niñez.
Creemos que hay que invertir específicamente en formación paramejorar las competencias de estos profesionales, pero también hay que cuidar la disponibilidad psíquica y material –el tiempo de
consulta- de estos.
8.- La verdadera prevención está sustentada en las condiciones de la crianza, especialmente en los 3 primeros años de vida. Las dificultades y la vulnerabilidad-fragilidad psíquicas de muchos adolescentes que vemos hoy en consultas tienen su origen en carencias o desajustes importantes en esa primera etapa de la vida.
Queremos insistir con claridad en la responsabilidad del conjunto de la sociedad (y los poderes públicos) con los niños y su derecho a ser cuidados en las mejores condiciones de su desarrollo que les capacite para ser futuros ciudadanos, vivos y creativos. Es necesario un compromiso –que conlleva obligadamente más recursos- para
una verdadera conciliación de la vida laboral y familiar en nuestro país, ayudando a los padres y madres que decidan cuidar personalmente a sus hijos a que puedan hacerlo, y para que las guarderías y escuelas infantiles reúnan las condiciones y la filosofía de cuidado que respete mejor las necesidades del bebé o niño en esas edades.
9.- La recién creada especialidad de Psiquiatría de la Infancia y la Adolescencia y la investigación, son vías de conocimiento y de reflexión sobre la práctica clínica. Esperamos que, pronto, la puesta en marcha de las especialidades de Psicología Clínica y otras profesiones en la salud mental infantil, así como el reconocimiento
sanitario oficial de la Psicoterapia, contribuyan a estas mejoras.
10. El papel de la psicoterapia, en general, y en concreto en la niñez y adolescencia, merece ser resaltado, y nos concierne específicamente como sociedad profesional y científica.
Son necesarios recursos profesionales e institucionales específicos de salud mental en nuestro país y urge reclamar- aunque como decimos los condicionantes son plurales, sociales y económicos- lo que nos concierne directamente para nuestra función: medidas para equilibrar la ratio de profesionales específicos con los estándares europeos, y homogeneizar los recursos en todos los territorios.
Para terminar, ofrecemos nuestro compromiso como profesionales, en los diferentes espacios asistenciales. Asimismo, consideramos imprescindible una reflexión y compromiso también de toda la ciudadanía, que pueda ofrecer un testimonio personal, incluyendo prudencia y esperanza en el futuro, para acompañar y contener el
malestar e incertidumbre de nuestras niñas, niños y adolescentes.

Fernando González Serrano
Presidente de SEPYPNA
Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia de Niños y
Adolescentes
XXXIII Congreso Nacional de SEPYPNA
Santiago de Compostela 1 de abril de 2022

Os presentamos el documento que la Plataforma de Asociaciones de Psiquiatría y Psicología Clínica por la Salud Mental de la Infancia y Adolescencia, de la que Sepypna formamos parte, ha realizado en relación a los efectos de la pandemia por COVID-19 sobre la salud mental de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país.  Este documento se ha  ha enviado tanto al Ministerio de Sanidad como a las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas, y a diversos medios de comunicación.

En dicho trabajo hay un apartado que recoge los datos de la encuesta a profesionales que muchos de vosotros respondisteis sobre vuestra experiencia asistencial durante el reciente periodo de emergencia sanitaria.

Esperamos que sea de vuestro interés y que nos ayudéis en su difusión.

Ver informe completo

Ver síntesis

 

«Cartas de opinión» Nos gustaría retomar  y  potenciar la participación de los socios, recogiendo reflexiones y comentarios ante situaciones o hechos que os parezcan de interés.  Ver propuesta  Exensión máxima de 1.000 palabras ( dos folios)

 

Comenzamos a publicar una serie de vídeos en YouTube en el que vertimos opiniones sobre la situación de confinamiento generado por la pandemia en relación a nuestra disciplina en la infancia y adolescencia. VER

 

Manifiesto de  SEPYPNA  en relación a la pandemia de  COVID-19 Ver

 

¿Conoces nuestra revista Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente?, en ella encontrarás

  • Hemos indexado 529 artículos que se encuentran en abierto ver.
  • Puedes consultar el último número: en abierto ver.  El último número publicado imagen de portada
  • Puedes realizar la inscripción a SEPYPNA vía web: Rellenar el boletín de suscripción
  • Solicitar ejemplar en papel en mail: escribe a sepypna