Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

Paseo de la Castellana 114, 4º Pta. 3 - 28046 Madrid • Teléfono/Fax: 91 319 24 61

Cómo los compañeros interactúan con un niño autista en una clase normal

PDF: bet-interaccion-nino-autista.pdf | Revista: 23-24 | Año: 1997

Graziella Fava Vizziello
Profesora de Psicopatología General y Evolutiva, Facultad de Psicología, Universidad de Padua (Italia).

Maria Bet, Psicólogo

Graziella Sandonà, Psicólogo

Vincenzo Calvo, Psicólogo

Keywords: Niño autista, integración, escuela, hándicap.

RESUMEN
En Italia, desde el año 1977 la Ley 517 ha sancionado el derecho de todos los niños a asistir a clases normales en escuelas normales, en un número reducido (máximo 20). La integración ha sido particularmente difícil con los niños afectados por distintas formas de comportamiento autista. En este trabajo, estudiaremos el proceso interactivo que se ha desarrollado en dos de las diez clases de una escuela primaria, donde diez niños autistas fueron integrados, cada uno en una clase distinta. El estudio se condujo a través de la observación de la interacción en las clases, el enfoque sociométrico de Moreno y el análisis psicolingüístico de las historias escritas sobre el niño autista por sus compañeros, comparándolo con los escritos sobre un compañero de su elección. El niño autista tiene una condición sociométrica de nivel medio (ej. es elegido por un número de compañeros que son muy populares dentro del grupo). Además, las observaciones indican que los niños muy vulnerables y con temor de confundir su propia identidad rechazan o imitan al niño autista, mientras que los niños inteligentes, bien adaptados y ricos emocionalmente interactúan con ellos de distintas maneras (escuchando, enseñando). Estos niños observan a su compañero autista y tratan de explicar sus síntomas y proponer terapias para el trastorno. También tienen una representación clara del trastorno y sus síntomas.

SUMMARY
In Italy, Law 517 has since 1977 sanctioned the right for all children to attend ordinary schools in normal classes, reduced in number (maximum 20). Integration has been particularly difficult with children affected by various forms of autistic. In this paper; we shall study the interactive process that has gone on in two of the ten classes of a primary school where ten autistic children have been integrated, each in a different class. The study has been conducted through observation of interaction in the classes, Moreno’s sociometric approach and the psycholinguistic analysis of fairy tales written by classmates on the autistic child, compared with ones written on a classmate of their own choice. The autistic child has an average sociometric status (i.e. he is chosen by an average number of classmates who are very popular in the group). Moreover; observation shows that very vulnerable children with fear of confusion of their own identity reject or imitate the autistic children, while bright, well-adapted, and emotionally rich children interact with them in different ways (listening, teaching). These last children in fact observe their autistic schoolmate and try to explain his symptoms and to propose therapies for the disorder. They have also a clear representation of the disorder and its symptoms.

INTRODUCCIÓN

En el año 1977 se emitió en Italia un decreto presidencial sancionando un cambio cultural que se había desarrollado a través de los años. Este involucraba el cuidado y el tratamiento de niños y adolescentes afectados por problemas de incapacidad o de salud mental, junto con la rehabilitación y socialización. Desde ese momento, todos los menores tienen el derecho a integrarse a clases normales por lo menos hasta el fin del período escolar obligatorio. Las escuelas han agregado personal de enseñanza adicional. El personal adicional se provee con la presentación del certificado emitido por los servicios de salud.

Entre todas las dificultades involucradas en el proceso general de integración, los niños autistas representan el problema más complejo, planteando varias preguntas básicas, por ejemplo:

  1. ¿Cómo reaccionarán los otros compañeros ante las anomalías psíquicas y de comportamiento del niño autista?
  2. ¿Qué tipo de interacción surge en el grupo?

En Padua se adoptaron dos métodos diferentes para los niños autistas. Los que podían hablar algo fueron colocados en escuelas normales, y los casos más graves, que en 1977 fueron reunidos (de toda Italia) en una unidad de salud diurna, recibieron tratamiento especial hasta cuando se colocaron 10 clases de normal al interior del centro diurno, lo que, permitió de integrar un niño autista en cada una de las clases (Fava Vizziello, Bet, & Sandonà, 1990).

EL ALCANCE DEL ESTUDIO

Dentro de este marco, hemos estudiado el desarrollo del niño autista y el de sus compañeros, y la interacción entre ellos, planteando aspectos diferentes de los que observaron en una situación muy distinguida (Diatkine & Denis, 1985; Manzano & Palacio Espasa, 1983).

En este trabajo informamos sobre el grupo de compañeros y su comportamiento y la reacción hacia el niño autista.

LA ESCUELA

Este lugar, con varios espacios al aire libre, es una escuela primaria creada por un grupo de padres con niños que carecen de problemas clínicos. Estos padres estaban dispuestos a probar una nueva experiencia escolar, pero con ciertas condiciones respecto a sus hijos y a los niños autista. Estas condiciones eran que, las clases no podían exceder de 15 alumnos y que habría solamente un niño autista en cada clase. La escuela funcionaba tiempo completo, con tres maestros asignados a cada clase. Además, un terapeuta de rehabilitación del centro de salud estaría presente según las necesidades. El equipo de salud (2 psiquiatras infantiles, 2 psicólogos, 1 asistente social, una fonoaudióloga, un ergoterapeuta y un terapeuta de La psicomotricidad) estuvo siempre presente y cumplía con las siguientes funciones: (1) terapia para el niño autista y su familia; y (2) consultores para el personal de enseñanza, conduciendo reuniones por lo menos una vez por semana, con el propósito de planificar y recopilar experiencias, además de varias reuniones informales.

Se estableció un programa basado en las necesidades y requerimientos personales de cada niño, incluyendo la oportunidad de estar a solas con un adulto durante el día. Un programa típico de un día en la vida de estos niños incluía: (1) transporte a la escuela por personal de salud, quienes hablaban brevemente con los padres al momento de retirarlo con respecto a posibles problemas ocurridos durante la noche anterior, (2) media hora de actividades comunes con el grupo de la clase, de acuerdo con las necesidades del niño e involucrando a toda la clase en alguna actividad sensomotora y/o cantando canciones. Posteriormente, comenzaban las actividades curriculares y se desarrollaban de tal manera que el niño autista pudiera participar en alguna de ellas.

Todos los maestros estaban capacitados para liderar las actividades del grupo (algunos con actividades psicomotoras o de psicodrama), y todos estaban entrenados para la enseñanza en donde los niños juegan un papel activo. Permitían períodos de tiempo que duraran hasta 10-15 minutos en los cuales los niños autistas pudieran participar y sentirse apoyados por la clase, permitiéndoles progresar lentamente dentro de sus posibilidades. En la mayoría de los casos, el niño pasaba alrededor de dos horas en la mañana desarrollando actividades terapéuticas (actividades psicomotoras y terapia lúdica), a veces solo y a veces con otros niños autistas. Este era un período en el cual los otros niños necesitaban concentrarse, pero en el cual el niño autista también necesitaba emprender sus propias actividades. Todo lo demás se realizaba con el grupo de la clase, excepto en aquellos momentos en que el niño estaba muy ansioso o inquieto, en ese momento se le brindaba la oportunidad de calmarse y descansar.

LOS NIÑOS AUTISTAS

Luca y Darío son los dos niños autistas que consideraremos en particular. Destacaremos los aspectos más relevantes de los niños para facilitar la comprensión de lo que sus compañeros escribieron, del sociograma, y de la observación.

Luca es un niño de 10 años, que alterna entre momentos de armonía y casi seducción con los demás, y momentos en los cuales come todo lo que está a su alcance y tiene momentos de excitación motora en los cuales demuestra excepcionales habilidades de movimiento, generalmente a través del salto. Es un niño muy atractivo, más alto que sus compañeros, y realiza las funciones básicas por sí solo. A veces se comporta como si tuviera alucinaciones auditivas y le dan berrinches. Su lenguaje está limitado a pocas palabras. Escucha música con mucho interés, siguiendo el ritmo con movimientos corporales. Ha estado bajo tratamiento desde los cuatro años, a esa edad, él se golpeaba constantemente, presentaba una carencia total de autonomía; no pronunciaba palabra; y cualquier acercamiento producía en él una severa crisis de pánico.

Darío también tiene 10 años y siempre está vestido como un señor noble y rinde homenaje a su vestimenta. Es distante, apático, no interesado, y nunca interfiere con los demás niños. Por el contrario, se irrita si los demás se acercan y puede reaccionar con ataques violentos de ansiedad. No habla. Ha estado bajo tratamiento en nuestro centro desde los cinco años, luego de haber estado internado en diferentes hospitales. Los padres informan que él hablaba bastante bien cuando tenía dos años y luego dejó de hablar por completo. Ha atravesado períodos en que se pegaba muy fuertemente. Nunca dio señales de distinguir a sus padres de otras personas hasta hace dos años.

Páginas: 1 2 3 4 5

Subir